20 de febrero de 2024

Maíz del Cusco en Miami:

juntos por el desarrollo del país

El 2015, desde San Ignacio University, lanzamos la promoción de la quinua. Hoy hacemos lo propio con el Maíz Blanco Gigante Cusco.

Por Raúl Diez Canseco Terry*

La teoría del desarrollo puede verse como una política de crecimiento sostenido, un proceso encarado por fases o como un mecanismo de cambios estructurales en el aparato económico y productivo. En cualquiera de estos tres casos, no es posible encaminar un crecimiento sostenido que conduzca al desarrollo de un país, si antes no se logra articular tres espacios que estimulan la generación del circulo virtuoso de la economía: el Estado, la empresa privada y la academia.

En este espacio de la academia es que, desde hace algunos, años venimos capitalizando la visibilización mundial que hemos encontrado en llevar adelante los récord Guinness para promover los superalimentos que tiene el país para el mundo. Luego de once logros impulsando la papa, el rocoto, el cacao, el olivo, el aguaje, el pisco, la alcachofa, entre otros, nos vamos por el décimo segundo récord, esta vez intentando “la mayor degustación de tamales del mundo”.

Un esfuerzo conjunto que articula esfuerzos privados y públicos con el objetivo de alcanzar el codiciado récord Guinness. Detrás de este desafío culinario se encuentran no solo la pasión por promover la gastronomía peruana, sino el compromiso sólido con el desarrollo y la prosperidad de las comunidades rurales.

El corazón de esta gesta radica en promover el Maíz Blanco Gigante Cusco, un tesoro orgánico de nuestra tierra, libre de transgénicos, que merece ser reconocido a nivel mundial. La puesta en valor de este producto representa a su vez una oportunidad única para mejorar las condiciones de vida de los campesinos del Valle Sagrado del Urubamba.

Como sabemos, el Estado facilita el desarrollo económico proporcionando un marco institucional estable, promoviendo la competencia y protegiendo los derechos de propiedad. También desempeña un papel crucial en la provisión de infraestructuras básicas, como carreteras, energía y telecomunicaciones, que son fundamentales para el funcionamiento eficiente de la economía, y ofreciendo servicios de calidad en Salud y Educación.

La empresa privada, por su parte, es el motor principal del crecimiento económico al invertir en la producción de bienes y servicios, generar empleo, y contribuir al aumento de la productividad y la eficiencia en la economía. Su capacidad para innovar, competir y adaptarse a los cambios del mercado impulsa el desarrollo económico y la creación de riqueza.

La mayor degustación de tamales del mundo la realizaremos en Miami, Estados Unidos, a mediados de marzo, con ocasión de la llegada a ese muelle del B.A.P. Unión. Y con el inicio de la celebración de los 200 años de relaciones diplomáticas y comerciales con los Estados Unidos.

La coordinación de aspectos logísticos, programas y actividades entre el Estado, la empresa privada aliada de los agricultores del valle y la academia, ha sido fundamental para hacer realidad este sueño. Municipalidad provincial del Cusco, Municipalidad Distrital de Huayllabamba, Cebichería 105, Promperú, Marina de Guerra del Perú, Cancillería, agricultores del Valle Sagrado, todos remando hacia un mismo lado. Abrigamos la esperanza de llevar adelante una fiesta de peruanidad; un ejemplo pequeño, pero concreto, de cómo juntos podemos alcanzar grandes logros y construir un futuro más próspero y equitativo para todos.

El 2015, desde San Ignacio University, lanzamos la promoción de la quinua. Hoy hacemos lo propio con el Maíz Blanco Gigante Cusco. Buscamos que nuestros granos andinos sean reconocidos por su alto valor proteínico, dietético y nutricional. Somos el puente de América Latina a los Estados Unidos y desde aquí buscamos proyectar el país al mundo.

*Fundador presidente de la Corporación Educativa USIL.

Publicado por el diario Expreso de Lima, Perú.